EL JUEGO

Actualizado: abr 8

"El Juego" El pilar fundamental de la relación con tu perro.



¡Hola chicos! Lo primero que me gustaría hacer es presentarme para los que no me

conocéis. Soy Marga de Breocan Actividades Caninas y soy educadora canina.


Mi especialidad es unir la diversión a que superes cualquier reto del día a día junto a tu perro.



Cuando venís a Breocan, el objetivo principal es que aprendáis a comunicaros,

conoceros, entenderos y por eso, desde el primer momento, tu perro y tú sois la parte

activa de todo.


Para que entiendas mejor de lo que hablo, vamos a hablar de lo que para mí es el pilar

fundamental de la relación con tu perro: el juego.


El juego es la base de todas las actividades que hacemos en Breocan. Pero no vale

cualquier juego, es fundamental que sea sano y beneficioso para él.


Para explicaros como tener un juego sano, voy a hablaros de: para qué sirve jugar,

qué tener en cuenta a la hora de jugar y el papel que tiene el juego en cualquiera

de las actividades del Centro Canino.


Tu perro aprende jugando.

La importancia del juego en la vida de un perro es igual que la de comer o beber.

Una de las primeras conductas que muestran los cachorros es jugar.

A través del juego no solo se divierten, si no que aprenden numerosas habilidades que

le serán útiles a lo largo de su vida.

Jugando aprenden a controlar sus emociones, su fuerza y a descubrir el mundo entre

muchos otros beneficios.


¿Cuáles son los beneficios del juego?

A través del juego, los perros no solo se divierten, si no que aprenden numerosas

habilidades que le serán útiles a lo largo de su vida. Además, un juego sano los

estimula a nivel físico, mental y emocional.


Los beneficios del juego son:

  • Diversión, diversión y diversión.

  • Estimulación mental.

  • Estimulación física y emocional.

  • Autoestima y confianza.

  • Liberación de energía y frustración.

  • Estrechar relaciones. Jugar y compartir tiempo de atención plena con su mayor tesoro (nosotros).



¿Cómo sé si el juego está siendo sano y beneficioso para mi

perro?


Quédate con esta frase: “El juego es sano y beneficioso cuando tu perro puede

parar”.


Si lo llevas al terreno humano, sería equivalente a la ludopatía.

¿Cuándo tiene que dejar una persona de jugar a un juego? Cuando no es capaz de

parar. Pues para los perros es lo mismo.


Para evitar esta obsesión, sobre todo en juegos de lanzar que, como

comentábamos, suelen ser los más adictivos, basta con crear una rutina previsible

de juego.


Una rutina de juego implica tener un comienzo y un fin. Podemos entrenar el inicio con

una señal verbal o comando. Si tienes una orden que indica a tu perro que vais a

empezar, podrá prepararse.


De la misma manera, tendrás que tener otra señal que indique desconexión o

liberación, en otras palabras, que el juego ha terminado. Cuando termina el juego, es

el momento de interactuar con el entorno, seguir paseando, descansar, etc. lo que

toque en cada momento.


Si estás intentando establecer esta rutina de inicio y fin y no consigues que tu perro

desconecte cuando se lo pides, no está siendo un juego sano. Puede que tu perro

se esté divirtiendo pero realmente está “pasado de vueltas”.


La emoción que está detrás de no poder parar de jugar es la ansiedad. Es nuestra

responsabilidad, como humano que propone el juego, ayudarlo a regularse y a

divertirse de manera saludable.


Si tienes dudas de si tu perro es capaz de desconectar del juego o no, una opción es

tener entrenado el “suelta”. Durante el juego, pídele a tu perro que suelte el juguete y

lo hace, es que está controlando sus emociones.


Por el contrario si le pides que suelte en mitad del juego y no logra desconectar, es

que hay que buscar una forma más adecuada para jugar juntos. Cualquier duda ya

sabes dónde encontrarme


El papel del juego en el entrenamiento


En el Centro de Breocan puedes venir a clases de educación básica, actividades como

agility breocanero, detección deportiva, propiocepción o aprender habilidades.

Escojas la actividad que escojas, la base de todas es la misma, el juego. Eso sí,

dependiendo de la actividad que propongamos al perro, será más adecuado un

refuerzo u otro.


Mi preferido es el refuerzo lúdico (con juguetes) y si es con mordedores naturales

mejor que mejor.


Por ejemplo, para entrenar la llamada es brutal el refuerzo lúdico. El perro está en

movimiento y llega a tu altura y refuerzas jugando con el mordedor. ¿Hay algo más

sano y beneficioso para ambos? Yo creo que no.

Existen distintos tipos de mordedores que podemos usar para jugar con nuestro perro.


En nuestra web podrás encontrar diferentes tipos de mordedores "motivadores"


MODERDORES